La digitalización revolucionó a las Industrias CulturalesEl advenimiento de la globalización impulsada por la digitalización, la web y los nuevos medios han transformado las Industrias Culturales para el nuevo tiempo.


Podemos entender el concepto de industrias culturales como, “Conjunto permanentemente cambiante de producción y actividades de intercambio cultural sujetas a las reglas de la mercantilización, en el que las técnicas de producción industrial están más o menos desarrolladas, pero en las que el trabajo está organizado, por el modelo capitalista de doble separación entre productores y sus productos y entre las tareas de creación y ejecución” (Tremblay)

La globalización, en el contexto de las industrias culturales, genera un proceso “desterritorialización” con el que afianza y forma comunidades más allá de los límites territoriales y espaciales, a través de las diferentes herramientas, lenguaje y símbolos de las cuales las industrias culturales (industrias discográficas, entre otras) han sido un elemento activo y continuo con el propósito de obtener ventajas competitivas y encontrar oportunidades de crecimiento económico. Este proceso, en el entorno de la era digital, puede definirse como múltiples factores originados a partir de diversos tipos de tendencia económica, política y social.

La globalización se ha manifestado con un fuerte impacto en la sociedad, presentando grandes transformaciones a escala mundial, provocando la unificación de los países y así también estableciendo una favorable comunicación entre los mismos.














Cabe destacar el gran aporte de Marx al hablar de la naturalización del capitalismo, como el mismo se fue instaurando rápidamente en diferentes naciones con el crecimiento inmediato de las industrias. Este fenómeno, que logro integrar más estrechamente a los países del mundo, trajo consigo la reducción de los costes de transporte y sobre todo la comunicación, esto demuestra el papel central de las industrias culturales dentro del proceso, teniendo en cuenta la competencia que produjo entre los diferentes pueblos del mundo.
external image cultura-mortal.jpg

Uno de los factores más importantes que modifica los procesos de producción de las industrias culturales, es la digitalización (proceso por el cual una señal analógica se convierte en una señal digital), desmaterializa los contenidos de las industrias culturales y tiene consecuencias en la difusión y apropiación del conocimiento.

El proceso de producción de las industrias fue evolucionando, pero no solo su modo de producción, sino que cambió el modo de transmisión y ofrecimiento del producto que con la ayuda de la globalización, pudo llegar a instalarse en el mercado mundial.

La digitalización es el cambio que tienen la producción, transmisión y consumo de productos comunicativos. Se suele asociar en muchos casos la digitalización a la transmisión de la señal, pero lo cierto es que el proceso hace acto de presencia en todas las fases del producto, desde la etapa de producción a la distribución y, la de recepción y consumo.

Existen productos culturales que son más fáciles de adaptar a la distribución que otros, a través de redes (digitalización), ya que siendo productos de flujo tienen la característica de distribuirse sobre un soporte material (Música, películas y cine digital son un ejemplo palpable de esto). Como factor negativo la digitalización de la mercancía cultural resulta más fácil hacer la copia ilegítima de los productos digitales.

Las mayores facilidades para entrar en el sector de las industrias culturales, unidas al proceso de convergencia que esta correlacionado con la tecnología, han provocado la aparición de nuevos actores en competencia con las industrias culturales clásicas (ej. Empresas de telecomunicaciones).

Para explicar mejor las industrias Culturales, realizamos este video.



La digitalización y las TICS han impactado en las industrias culturales de manera tal que en el nuevo entorno digital los contenidos juegan un papel central. Primero porque los actores tienden a igualar sus posibilidades de acceso a las redes de distribución, dado que los productos de las industrias culturales al ser simbólicos son básicamente bienes de experiencia. El segundo es la escasez de contenidos atractivos y de calidad que conduce a la inflación en la adquisición de los mejores productos y pugna entre los derechos de re transmisión y difusión.

En la lógica del flujo tradicional, la circulación corresponde al producto cultural, a través de acuerdos entre los agentes económicos. Puede ser explotado en cualquier parte del planeta. En la lógica editorial los productos culturales se sitúan en un escaparate donde los consumidores eligen los productos que mayor satisfacción les reporta. Gracias a las incipientes posibilidades interactivas de los medios, en la era digital este escaparate de producción de stock puede ser navegado en mayor medida por los consumidores que son los que se mueven en la búsqueda del producto cultural deseado.

Gracias a la globalización cualquier tipo de barrera artificial pierde el sentido ya que su establecimiento no permite cumplir las funciones que se le habían asignado y se crea una nueva cultura global, carente de espacio geográfico. Este fenómeno es visto como una unidad totalizadora de la sociedad.

El marketing y la promoción del producto han estado asociadas a las industrias culturales desde sus inicios, pero ahora viven en un proceso de acentuación por la competencia por un mayor número de actores y actividades sustitutivas.

El momento actual de estado de las industrias culturales es la hibridación entre las lógicas, entre los modos de valorización y reproducción y entre los modos de consumo. Todo ello en un momento de transición, con actores reubicándose continuamente y buscando la posición más favorable para obtener los productos culturales.

Industrias culturales tradicionales o de base

COMPLEJO AUDIOVISUAL: cine, video, televisión.
COMPLEJO FONOGRAFICO: radio, industria fonográfica.
COMPLEJO EDITORIAL: industria editorial (libros), publicaciones periódicas (diarios, revistas).

Industrias conexas y de soporte

* Industrias conexas: son aquellas que proveen los productos que posibilitan el uso o acceso al consumo de bienes y servicios culturales característicos (televisores, radios, reproductores de música e imágenes, proyectores de películas cinematográficas, etc).

* Industrias de soporte: proveen los bienes (maquinas, imprentas) e insumos (papel, cd, micrófonos, cintas de video) requeridos para la generación y el consumo de los bienes o servicios culturales.
Cadena de valor de las industrias culturales
* Creación
* Producción
* Distribución
* Consumo

Industria discográfica:

La industria de la música afronta nuevos y grandes desafíos. La reciente fusión entre la tecnología del audio y la informática, en combinación con la rápida propagación de internet a través del planeta, invitan a reconsiderar a la estructura actual del negocio así como las posiciones relativas de sus actores. Nuevas formas de creación, comercialización, promoción y distribución de la música (tanto legal como ilegal) entran a formar parte del juego y configuran un escenario distinto, del que afloran nuevas oportunidades y serias amenazas al negocio discográfico.external image 600x0_503065.jpg

La industria de la música constituye una actividad productiva basada en una actividad artística, ya que se instituye entorno a la posibilidad de reproducir masivamente las piezas musicales desarrolladas por los artistas, en base al atributo de repetibilidad que es propio de las mismas. Entre las compañías discográficas más importantes se encuentran: Universal, EMI, SONY y Warner. En la ciudad de Buenos Aires están concentradas las 22 productoras musicales asociadas que conforman CAPIF, las cuales representan más del 90% del mercado.

Industria cinematográfica:


El cine es una de las formas creativas y expresivas más complejas y polifacéticas que haya inventado el hombre, en su proceso artístico existe la posibilidad de incluir todas las artes, además, conduce a la tecnología y hacia el arte y, por su intermedio, lograr transmitir mensajes de cualquier índole y de forma masiva. Internet ha afectado considerableexternal image images?q=tbn:ANd9GcQK6aWveFH0iMbJ6ByZh1-wCLQU7V-kZrV6IJNImeCfM0fgGPcAs5Sd33Xemente a la industria cinematográfica, con la aparición del video club, se redujo el número de personas que asistían a las salas de cines; luego se fueron instalando computadoras en dichos clubes para las personas que no tenían maquinas propias, para poder acceder a Internet. La reproducción de películas online, o descargas de las mismas también produjo un gran cambio en estas industrias.
La industria vio en el televisor el culpable de que la asistencia al cine se redijese. Hubo compras de emisoras y presiones hasta que se convirtió en una nueva forma de obtener ingresos por la redistribución de las películas.

Industria editorial:


En la esfera de lo social el libro se encuentra en una posición paradójica dentro de las industrias culturales. Por un lado, sigue siendo la industria cultural con una mayor respetabilidad, la que ofrece las mayores garantías de veracidad, profundidad y capacidad de archivo y sedimentación. Pero, al mismo tiempo es la que atrae una menor atención por parte del conjunto de los consumidores.
Con la digitalización se produjo una desaparición de la función de gestión de stocks de los productos de papel y del trabajo asociado a la tradicional función de edición y de conservación.

Industria de la información:

El periodismo participativo actual surge como una consecuencia inevitable del avance tecnológico de las últimas décadas, que le proporciona al usuario nuevas posibilidades y plataformas de fácil uso para producir y publicar sus propios contenidos. Tal como hoy funciona internet, resulta inseparable su existencia sin la participación activa de millones de personas de todo el mundo.

En los comienzos de la web, los foros y los grupos de discusión eran los espacios de participación de los usuarios más avanzados, que se expresaban mediante opiniones y la publicación de información sobre distintos temas. Aun hoy son canales de comunicación muy populares y respetados que permiten informarse y participar, pero el juego se fue abriendo hacia otras herramientas más simples, que invitan a la participación masiva de los usuarios más novatos.

La figura del prosumer (productor y consumidor) comienza así a tomar relevancia en la web ya que es uno mismo el que puede publicar sus propios contenidos y a su vez participar del debate. De esta instancia a aquella en la que el ciudadano común (no profesional de medios de comunicación) comenzara a difundir hechos de actualidad de manera instantánea, había un solo paso.external image PROSUMIDOR.jpg
En este proceso fue fundamental el surgimiento de nuevas herramientas que facilitaron la publicación web y permitieron dar soporte a formato como texto, fotos, audios y más cerca en el tiempo, los videos de la mano de sitios como youtube. Además podemos sumarle más avances técnicos fundamentales que se produjeron de manera casi simultánea como el aumento de la velocidad en las conexiones de banda ancha a internet y los teléfonos celulares, hoy completos dispositivos móviles multimedia, con funciones para registrar fácilmente fotos, audio y videos con mayor calidad. (Leandro Zanoni, “El imperio digital”).


Conclusión:

Nada ni nadie resulta ajeno a internet. La tecnología revoluciono desde nuestra forma de trabajar hasta la manera en cómo nos relacionamos con el resto de los integrantes de nuestra comunidad.Las redes sociales modifican desde la manera de socializar entre las personas, la forma de expresión y manifestación, el relato de historias y el modo en que consumimos y producimos contenidos, medios, cultura y entretenimiento.


Los cambios suponen un proceso de adaptación de la industria al desafío de internet (las nuevas tecnologías). El verdadero cambio vendrá cuando el tejido industrial transforme radicalmente su estructura en función de un nuevo modelo de rentabilidad económica del producto; en otras palabras, actualmente internet es el enemigo de las industrias culturales, pero si no pueden vencerlo mejor unirse a él.

El avance tecnológico es tal que un nuevo producto ya es viejo cuando sale del mercado. Tal vez la industria de celulares sea el ejemplo más certero. Está claro que el futuro será enteramente móvil. La convergencia de dispositivos se encuentra en su pico más alto de crecimiento. Por eso el promedio de recambio de nuestro teléfono celular a otro modelo nuevo con más y mejores funcionalidades desciende cada año. El consumidor es siempre exigente y quiere tener en su teléfono cada nueva tecnología que sale al mercado: sms, mp3, fotos, video, wifi, bluetooth, pantalla táctil, etc.

Internet avanza a pasos agigantados, y debido a esto es probable que en muy poco tiempo internet, tal como lo conocemos actualmente, ya no exista.




Fuentes:
Investigaciones: http://lic.cultura.gov.ar/investigaciones/
El libro como Industria Cultural: http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/telos/anteriores/num_035/cuaderno_central0.html
La industria cultural más allá del estado: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131934
La Industria Cultural móvil: http://agendadigital.telam.com.ar/?p=1063
La Industria Cultural: http://c3industriacultural.com.ar/?p=83
Llego la sangre al río: "La Industria Cultural":http://laguaridadelbuho.wordpress.com/2012/02/20/llego-la-sangre-al-rio-la-industria-cultural/
La industria cultural e internet por Pedro Alberto Cruz Sánchez:
http://www.larazon.es/noticia/8265-la-industria-cultural-e-internet-por-pedro-alberto-cruz-sanchez